Competencia monetaria: la mejor alternativa para arrasar bancos centrales hasta el suelo

por | Oct 7, 2021

Competencia monetaria – Nota del editor: Dos entrevistas de agosto de 1992, concedidas por Murray Rothbard a la publicación estudiantil sueca Svensk Linje (publicada ininterrumpidamente desde 1942) fueron descubiertas recientemente en los Archivos Rothbard y traducidas por Sven Thommesen por primera vez. En esta entrevista, Anton Wahlman, economista de la Escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown, entrevistó a Rothbard sobre Suecia y la integración europea con el surgimiento del ECU (euro). La entrevista tuvo lugar en agosto de 1992.

Anton Wahlman: Usted es conocido en todo el mundo como uno de los más firmes defensores del libre mercado. En caso de que Suecia quiera desprenderse del peso de la socialdemocracia, ¿es la Unidad Monetaria Europea (UME, euro) y el Sistema Monetario Europeo (SME) la única dirección a seguir?

Murray Rothbard: ¡No, no! Todo lo contrario. El objetivo de todos los tecnócratas y burócratas (en su mayoría socialistas) que se aposentan y crían en Bruselas NO es deshacerse de los derechos de aduana y las cuotas frente al resto del mundo, sino «igualarlos» (nivelarlos); NO bajar radicalmente los impuestos, sino aumentarlos; NO eliminar el Estado benefactor, sino extenderlo a todos los países. En resumen: ¡la Unión Europea (UE) es una pesadilla para quienes quisieran ver en Suecia una economía de libre mercado en el futuro!

AW: Pero, ¿no necesitamos algún tipo de organización cooperativa que se encargue de que las subvenciones agrícolas y otras cosas desagradables desaparezcan de la escena europea?

MR: Cualquier país que desee deshacerse de los derechos de aduana, los impuestos y las subvenciones puede hacerlo por sí mismo. No es necesario que una burocracia de Bruselas lo haga por ellos. Por ejemplo, Suecia ha decidido por sí misma deshacerse de las subvenciones agrícolas, ¡fantástico! Si Suecia hubiera dependido de la política de los grupos de interés de Bruselas, el país habría estado atrapado en el pantano de las subvenciones durante mucho tiempo.

AW: Cuando Jacques Delors habla de «igualdad de condiciones» para la competencia en Europa, ¿se trata más bien de jugar en un campo equivocado?

MR: Desde el punto de vista del libre mercado, ¡sí! La «igualdad de condiciones» promovida por Jacques Delors consiste en aumentar los tipos impositivos en los países que tienen impuestos bajos, y en introducir regulaciones adicionales en los países que hoy carecen de ellas. Por ejemplo, algunos países europeos no tienen impuestos sobre el capital, o tienen amplios privilegios para los sindicatos. Con la UE como creadora de unas «condiciones equitativas», pronto tendrán que despedirse de esos lujos.
Competencia monetaria

AW: ¿Qué debería hacer Suecia entonces?

MR: ¡Introduzcan ustedes el capitalismo! No hay excusa para no tirar por la borda la herencia en bancarrota del Estado benefactor. Utilizar a la UE y a Bruselas como excusa es cobarde, y no hace más que poner de manifiesto la absurda creencia de que la UE está de algún modo a favor del libre mercado. El único camino hacia una economía de mercado que vale la pena discutir es aquel en el que Suecia se deshace inmediatamente de todos los derechos de aduana y otros impedimentos al comercio. Entonces, cada sueco sería libre de comprar lo que quiera en cualquier parte del mundo, sin que los políticos y los burócratas se interpusieran en la libre elección de los individuos. Y nótese bien: Suecia puede hacer esto inmediatamente, sin negociar con la UE, ni con nadie más.

AW: Usted es quizás la principal autoridad en el mundo que trata la teoría monetaria como parte del equilibrio económico general. ¿Son el SME y el UME una respuesta al problema de la inflación?

MR: Por el amor de Dios: ¡No! La teoría monetaria es en realidad algo sencillo, que a lo largo de los siglos ha sido deliberadamente dificultado por las autoridades estatales intervencionistas y sus cuadros dirigentes de tecnócratas cuasi-intelectuales. Se ha llegado tan lejos que hoy en día ni siquiera los doctorandos en economía entienden ya lo que es realmente el dinero.

AW: Lo que está diciendo es que para tener un debate sensato sobre el SME y la UME debemos primero entender realmente la verdadera naturaleza del dinero.

MR: Absolutamente. El dinero evolucionó en el mercado como un bien más, igual que los zapatos, el pan o los automóviles. Una «libra esterlina» fue desde el principio lo que su nombre indica: una libra de plata esterlina. Un «dólar» fue desde el principio el llamado «thaler», una moneda de plata de 28 gramos acuñada por un conde bohemio llamado Schlick a finales del siglo XVI.

AW: ¿Cómo entró el Estado en escena?

MR: El Estado monopolizó el sistema monetario y cambió el nombre de las unidades monetarias para confundir a la gente. Cuando las unidades monetarias dejaron de definirse como un determinado peso de oro o plata, se abrió la puerta para que el Estado imprimiera trozos de papel rectangulares sin valor y los llamara «dinero». En todos los países, el banco central del gobierno es el mayor falsificador de moneda.

AW: ¿Qué tienen que ver el EMS y la UME con todo esto?

MR: Los regímenes elegidos democráticamente suelen tener al menos un pequeño factor de contrapeso contra la impresión de demasiados trozos de papel sin respaldo (es decir, moneda o monedas que no son recibos de oro o plata), y este factor es que temen que el tipo de cambio de su unidad monetaria caiga. Pero, por supuesto, un «tipo de cambio» presupone que hay algo más por lo que cambiar su dinero. Dentro del SME, Europa tendrá en principio una sola moneda, tanto si el UME sustituye formalmente a las distintas monedas nacionales como si no, ya que el sistema del SME implica que habrá tipos de cambio fijos.

AW: ¿Pero seguirá habiendo dólares, yenes y otras monedas a las que podamos escapar cuando el SME provoque una alta inflación?

MR: Cuando el UME haya sustituido por completo a las distintas monedas europeas, se abrirá el camino para que el banco central europeo coordine su política monetaria (es decir, la velocidad con la que se desvirtúa su dinero) con la de Estados Unidos, Japón y el resto del mundo. Y entonces se acabó el juego para todos los implicados. Entonces no habrá nada —absolutamente nada— que impida a los políticos imponer el impuesto oculto de la inflación a la población, y llevar los presupuestos deficitarios hasta niveles que harán que Alemania 1923 parezca un juego de niños.

AW: ¿Así que el punto clave de su posición es la competencia?

MR: Por un lado, no. Por otro lado, sí. Mi preferencia sería que todos los bancos centrales estatales fueran cerrados y arrasados, para que el verdadero dinero volviera a ser producido por empresas privadas. Si no, al menos la competencia entre las monedas nacionales debería ser lo más grande posible. Suiza, por ejemplo, ha sido durante mucho tiempo un refugio para aquellos que se han visto perjudicados por un banco central irresponsable en sus propios países.

Pero si Suiza entra en la UE y en el SME, esta posibilidad desaparece. Por otro lado, si Suecia dice un firme ¡NO! al socialismo monopolista monetario del SME, entonces el pueblo sueco puede salvarse, además de poder hacer que Suecia sirva de refugio para los que quieran huir del SME. ¡El dinero sueco se convertiría en la más dura de las monedas fuertes!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *