Continúa el tsunami de emisión: el BCRA emitió $160.000 millones en los primeros 10 días de agosto

por | Sep 6, 2021

Solamente durante el 2020, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) tuvo que emitir la suma de más de 2 billones de pesos ($2.014.701.618.079) para financiar el enorme déficit fiscal en el que incurrió el Estado nacional a causa de la cuarentena eterna que impactó tanto en los ingresos como egresos de las arcas públicas.

Durante el 2021, el escenario parecía que iba a ser otro, con la paulatina reapertura, el aumento de la recaudación, el precio récord de los commodities internacionales generando ingreso de divisas extra, sin pagos de deuda extranjera y con los planes de asistencia social tales como el IFE y el ATP brillando por su ausencia, el Estado nacional pudo terminar el primer semestre con el déficit más bajo de los últimos siete años.

Pero incluso esta buena situación no sobrevivió la pésima política económica del gobierno y su agenda estatizadora, sumado a la inestabilidad propia de un periodo electoral, resultó en un colapso del “veranito cambiario” de los meses de enero, febrero y marzo.

Ahora muchos agentes económicos buscan dolarizar sus carteras para mitigar posibles riesgos devaluatorios pos electorales, mientras hubo un estallido del gasto público ligado a lo propio de la campaña electoral.

Esto resultó en una masiva emisión para respaldar el gasto del sector público nacional, que deja el escalofriante dato de $160.000 millones emitidos solamente en los primeros 10 días de agosto.

El semestre de los pesos ya término” es una frase bastante repetida en el mercado y hace referencia a que el primer semestre del año es cuando se liquida la cosecha, por lo tanto el Tesoro tiene un ingreso de dólares muy importante, lo cual permite una paz cambiaria temporal y los instrumentos en pesos se vuelven más atractivos.

Durante la última licitación de bonos y letras del Ministerio de economía, no pudo adjudicar los $224.000 millones que precisaba para hacer el “roll over” frente a los vencimientos de capital, apenas pudo llegar a los $146.345 millones, lo cual dejó un saldo negativo por casi $78.000 millones los cuales debieron ser íntegramente financiados vía “maquinita” del BCRA.

Después de este fracaso, el secretario de Finanzas públicas Mariano Sardi, presentó su renuncia aduciendo “problemas de salud”.

Martín Guzmán reunido con Mariano Sardi, quien abandonó el barco tras el fracaso en la licitación de bonos y letras.

Lo curioso es que el monto a pagar por el BCRA supera ampliamente el monto faltante. Resulta evidente que el periodo de la austeridad está terminado y el Ministerio de Economía llevará adelante una política de gasto público mucho más expansiva en vistas del periodo electoral.

Esto podemos visualizarlo en nuevos planes de obra públicanuevos paquetes de financiación como ser el “Ahora 30” y los aumentos de tarifas de servicios públicos tendrán que esperar hasta el 2022 para ser revisados.

En lo que va del año 2021 ya se emitieron $670.000 millones para financiar al Tesoro, y se espera que para fin de año este monto ascienda cómodamente arriba del billón de pesos producto del enorme gasto público que no logra encontrar financiamiento que alcance.

Fuente: @bPanighel

Por Steven Rosenthal, la Derecha Diario.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *