“Lo he visto todo”: Enfermera canadiense denuncia que muchas personas mueren tras vacunarse

por | Sep 29, 2021

Dos enfermeras canadienses se han convertido en denunciantes y han contado a los periodistas lo que han visto durante la pandemia del coronavirus de Wuhan (COVID-19). Esto incluye personas que mueren después de vacunarse y hospitales llenos de personas totalmente vacunadas que sufren de COVID-19.

Erica Beardsley, de la pequeña ciudad de Pontiac, en la provincia canadiense de Quebec, fue enfermera durante 11 años. Hace poco renunció después de que su empleador la obligara a vacunarse.

En una protesta contra el mandato de las vacunas en Canadá, habló con un periodista sobre las cosas espantosas que ha visto como enfermera durante la pandemia de COVID-19.

“He visto físicamente a gente sujetando a los ancianos y vacunándolos contra su voluntad mientras gritaban ‘No’”, dijo Beardsley. “He visto a pacientes que llegaban suicidados y… una vez muertos, les hacían pruebas de COVID. ¿Por qué? ¿Por qué les hacemos pruebas de COVID?”.

“He sido testigo de la muerte de muchas personas por ataques al corazón poco después de la vacuna”, continuó. “He sido testigo de abortos a término cinco días, cuatro días, después de la vacuna”.

Beardsley explicó que se trata de un hecho sorprendentemente común a pesar de que ella procede de una ciudad de apenas unos 5.000 habitantes.

“Estoy en un pequeño hospital, un hospital pequeño. He trabajado en todas las plantas”, dijo Beardsley. Dijo que ha trabajado en cuidados de larga estancia, en cuidados generales, en el servicio de urgencias e incluso para la clínica externa de su hospital. “Lo he visto todo”.

“No tengo nada que perder, nada que ocultar. Querían imponerme la vacuna y me negué”.

Otra enfermera que trabaja en el Hospital St. Michael de Toronto afirma que el hospital está lleno de pacientes con COVID-19 totalmente vacunados.

“¿Están los hospitales llenos de pacientes de COVID?”, preguntó un periodista.

“Los hospitales están bastante llenos de personas que han sido vacunadas”, respondió la enfermera. “Vuelven al hospital debido a sus vacunas”.

“¿Así que me está diciendo que la gente que se vacunó está en el hospital ahora mismo?”, preguntó el reportero.

“Sí, no sólo en San Miguel, sino en todo el mundo”, dijo la enfermera. “Eso es lo que está pasando en los hospitales en esta época del año, cuando los hospitales deberían estar en su punto más bajo, son personas que se han vacunado”.

Quebec restringe la libertad de expresión de los escépticos de las vacunas al prohibir las protestas cerca de las escuelas y los hospitales

Muchas personas en todo Canadá, incluyendo muchos trabajadores de la salud, están protestando contra la imposición de las vacunas obligatorias. Estas protestas han surgido en todo el país contra la imposición de vacunas experimentales y peligrosas.

Para evitar que estas protestas aumenten, la Asamblea Nacional de Quebec aprobó un proyecto de ley que prohíbe las protestas contra la vacuna, cerca de los hospitales, escuelas, guarderías, clínicas de pruebas COVID-19 y de los centros de vacunación masiva.

El proyecto de ley, conocido como Proyecto de Ley 105, fue aprobado el jueves por la tarde pocas horas después de ser presentado por la Viceprimera Ministra y Ministra de Seguridad Pública, Genevieve Guilbault.

La ley prohíbe explícitamente cualquier protesta relacionada con la pandemia de COVID-19 que se celebre a menos de 50 metros de los mencionados establecimientos.

Una enmienda al proyecto de ley también prohibía las protestas relacionadas con la pandemia a menos de 50 metros de las escuelas de formación profesional y los centros de educación de adultos.

Otra enmienda permitía celebrar protestas a menos de 50 metros de los establecimientos si las protestas se referían a las condiciones de trabajo.

Cualquier organizador de protestas que infrinja la nueva ley será multado con entre 1.000 y 6.000 dólares canadienses (entre 788 y 4.728 dólares).

Cualquier manifestante que sea sorprendido “intimidando” o “amenazando a las personas que entren o salgan de estos establecimientos también puede ser multado con entre 2.000 y 12.000 dólares canadienses (1.576 – 9.456 dólares).

El proyecto de ley fue aprobado por unanimidad, y todos los partidos de la oposición en la Asamblea Nacional manifestaron su apoyo a la limitación de las protestas.

Las medidas sólo durarán 30 días. Pero el gobierno se reserva el derecho de renovar estas restricciones a la libertad de expresión mientras siga vigente la orden de estado de excepción COVID-19 de la provincia.

“Entiendo que es difícil restringir el derecho a la protesta, pero, francamente, hay límites”, dijo el Primer Ministro de Quebec, Francois Legault.

Traducido de HumansAreFree por TierraPura.org

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *