Más de 100 nuevos murales le cambiaron la cara a una zona de Córdoba

por | Sep 20, 2021

Una abuela riega sus macetas, dos nenes se saludan desde una ventana, un chico anda en patineta y un perro intenta salir corriendo mientras tironea de la correa de su dueño. Esas imágenes pertenecen a los más de 100 murales que florecieron en la Costanera de Córdoba capital y que incentivaron a que la ciudad deje de darle la espalda al río Suquía.

Los colores estridentes inundaron esas fachadas grises que, hace unos meses, solían ser el marco de un río famoso por sus basurales, su abandono y su oscuridad. Hasta el momento, hay más de 30 mil metros cuadrados intervenidos como parte del programa Arte de Nuestra Gente, impulsado por la subsecretaría de Cultura de la Municipalidad de Córdoba.

Se intervinieron 30 mil metros cuadrados como parte del programa Arte de Nuestra Gente, impulsado por la subsecretaría de Cultura de la Municipalidad de Córdoba.
Se intervinieron 30 mil metros cuadrados como parte del programa Arte de Nuestra Gente, impulsado por la subsecretaría de Cultura de la Municipalidad de Córdoba.Rodo Graff

“Era un lugar abandonado y peligroso; ahora está iluminado. Vos pasás por ahí y hay mucha gente tomando mates y sacándose fotos con los murales”, dice María Pía Lozada, una de las artistas que hizo 3 murales, junto a su pareja, Emiliano Glagiardino.

Frente a una de sus intervenciones, había un terreno baldío que hoy fue transformado en una plaza con juegos para niños y mesas de cemento donde familias aprovechan para disfrutar del aire libre y del entorno.

Rodo Graff, uno de los artistas que pintó murales, se inspiró en su niñez
Rodo Graff, uno de los artistas que pintó murales, se inspiró en su niñezRodo Graff

Los dos se anotaron en la convocatoria abierta y quedaron seleccionados. Como muchos de los artistas, ellos no se dedican exclusivamente a los murales: él es ilustrador y tatuador, mientras que ella es veterinaria y se dedica a hacer ilustraciones infantiles. A cambio de cada obra, recibieron $40 mil y todos los materiales. Además, fueron asistidos por chicos de cooperativas que colaboraron en algunos detalles.

Un hilo conductor

Si bien a lo largo del corredor se pueden distinguir diferentes estilos, técnicas, géneros y temáticas; hay una idea por detrás que une todas las intervenciones y tiene que ver con los conceptos de vecindario y ciudad.

Los murales están relacionados con el concepto de vecindario y ciudad
Los murales están relacionados con el concepto de vecindario y ciudad

“El proceso creativo se fue dando y alimentando con la información del espacio a trabajar, fortaleciendo la idea de recuperación de un espacio tan lindo y tan importante para la ciudad”, dijo Mario Vélez, otro de los artistas que intervino la zona con un mural que tiene barcos de papel, casas de colores y un personaje femenino como protagonista.

Rodo Graff, otro de los artistas, decidió inspirarse más en su niñez y en “experiencias que permiten a las personas salir de lo cotidiano y entrar en un mundo de fantasía”. Él intervino 3 fachadas en la zona de Costanera Norte en las que predomina un estilo más oriental.

Una de las obras de Rodo Graff
Una de las obras de Rodo GraffRodo Graff

“Trato de transmitir que todos tenemos un niño adentro, lleno de imaginación y sueños”, expresa. Él también participó de otra serie de murales en homenaje al personal de salud que se realizaron en la zona de la Bajada Pucará.

Detrás de los muros

Las fachadas que se intervinieron son la parte trasera de propiedades privadas que dan al río y que, por ser parte del espacio público, deben estar en condiciones óptimas. Para ser pintadas, la Municipalidad tuvo que tener autorización expresa de los dueños de estos espacios. También se quitaron carteles de publicidad estática que tenían cánones o contratos vencidos.

El dueño de una gomería de la zona, quien prefirió no dar su nombre, contó que él se acercó a los artistas para que intervinieran su propiedad. “Yo tenía que pintarla de nuevo y dije: ‘no voy a ser el único que no tenga un mural’’’, afirmó. El artista incluyó el dibujo de la gomería en la obra final.

Mario Vélez también decidió sacar parte de la historia detrás de estos muros y plasmarla: tras conocer a la familia dueña del lugar, decidió retratar a la hija más chica. “Es una niña que sopla, observa y analiza una casa. Abajo tiene dos flores que dibujaron las dos hijas de la familia. Me interesa que las obras tengan conexión con sus habitantes”, comentó Vélez.

Las fachadas que se intervinieron son la parte trasera de propiedades privadas que dan al río y que, por ser parte del espacio público
Las fachadas que se intervinieron son la parte trasera de propiedades privadas que dan al río y que, por ser parte del espacio público

A Pía y a Emiliano les tocó intervenir la fachada de una residencia mientras los propios vecinos espiaban por las ventanas. “Mabel salía siempre y nos decía: ‘¡Qué lindo color que van a usar ahí!’. Otros vecinos que sacaban a pasear a su perro, nos pedían fotos”, cuenta Pía.

El proyecto Arte de Nuestra gente continúa ejecutándose en Córdoba: el pasado 17 de junio otros 25 murales fueron seleccionados para dar color a otras partes de la ciudad. Los mismos serán ejecutados con las temáticas: género y derechos humanos, identidades locales, transculturalidad, infancias y juventudes y biodiversidad y contextos urbanos.

Fuente: La Nación

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *