Desastre argentino: el Gobierno quiere controlar las ganancias de las empresas

por | Oct 12, 2021

La desesperación, la irresponsabilidad y el autoritarismo es total. Con tal de maquillar el drama macroeconómico hasta las elecciones del mes que viene, el kirchnerismo parece estar dispuesto a cualquier cosa. En una entrevista con el canal oficialista, el nuevo secretario de Comercio Interior anticipó que si las góndolas de alimentos no reflejan el abastecimiento y los precios que quiere el Gobierno, se vendrán duras multas y castigos a las empresas. En pleno 2021, lo peor de lo peor del primer peronismo fascista de los cuarenta y cincuenta.

“Quiero hablar racionalmente de costos, de márgenes de ganancias. Ese es el desafío más grande, lograr que el pueblo pueda ir a una góndola, elegir el producto que le gusta y consumirlo”, dijo impunemente Roberto Feletti, quien relevó a Paula Español en su cargo (otra fanática de los fracasados controles de precios). Cabe destacar que la exfuncionaria tuvo que dejar su puesto ante la falta de resultados de su política de control. Ella fue reinsertada en el Ministerio del Interior, pero por lo que anticipa su sucesor, no hay un cambio de orientación en las políticas, sino de personas con la misma agenda.

En teoría, Feletti llegaba para explotar su costado “dialoguista” con las empresas. Español ya estaba “quemada” (en el mismo Gobierno aseguran que “se la deglutió la inflación”) y hacía falta un nuevo perfil. Sin embargo, las primeras declaraciones del flamante funcionario dan a entender que hay dos caminos exclusivos en el horizonte: que abrió el juego con amenazas como para marcar la cancha, o que, efectivamente, se viene la auditoría y el control de los números de las empresas, que no marquen sus productos con el número que Alberto Fernández y Cristina Kirchner desean.

Aunque dijo que desea “dialogar”, Feletti aseguró que si no obtiene los resultados que espera, piensa hacer cumplir “las leyes que hacen a la defensa del consumidor, del abastecimiento y demás”. En el primer kirchnerismo, el Gobierno no se animó a ir tan lejos y limitó sus políticas demagógicas de precios a los “acuerdos”. Sin embargo, por estos días no hay futuro más lejano que las elecciones del 14 de noviembre y, mientras imprimen a toda máquina, buscan reprimir con estas medidas contraproducentes el impacto de la inflación.

Este fin de semana, el economista y candidato a diputado por Juntos por el Cambio, Martín Tetaz, hizo una parodia en la mesa de Juana Viale, con lo que entiende que es el único plan del Gobierno en el corto plazo: imprimir billetes cada vez más devaluados y tratar de comprar voluntades para intentar darle la vuelta al resultado adverso de las primarias de septiembre.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *