Siempre nos queda rezar

por | Oct 2, 2021

Bueno, Manzur terminó con todo eso con una revelación contundente: el plan del gobierno es el plan de dios. Lo cual es un alivio, porque debe ser un plan perfecto. Pero, claro, también es inquietante, porque ¿quién sabe cuál es el plan de dios? Las religiones llevan milenios tratando de desentrañar el misterio. Por ejemplo ¿cuál será el plan de dios para el futuro del salario privado en Argentina?

Por eso, Manzur terminó el acto de ayer en el que regaló jubilaciones a personas que no tienen ni la edad para jubilarse (¿eso podrá anotarse como milagro?) encomendándose a dios.

“Que dios nos ayude”, dijo Manzur, lo cual no es muy tranquilizador que digamos viniendo del tipo que está manejando el país, al menos para quienes no son muy creyentes.

No sé cómo le caerá a dios. Capaz que el barba está ahora en el cielo furioso con nosotros. Me lo imagino diciendo: “Pero estos argentinos ¿son o se hacen? Ya les di tres milagros este año: 3.400 millones de dólares de arriba del FMI, el precio récord de la soja y un año húmedo que les va a dejar un cosechón. Ni siquiera se dan cuenta y encima ya están pidiendo más. Esto con chilenos y uruguayos nunca me pasa”.

Los que deberían estar preocupados son los que han depositado sus pesos en los bancos, que a su vez le prestaron todos esos pesos al gobierno. Porque, si se fijan bien, Manzur dijo, textual, “realmente esta vuelta nos hace falta que dios nos dé una manito para seguir saldando todas las deudas”. No sea cosa que Manzur esté pensando en un pagadiós o en un misericordioso “que dios se lo pague” cuando los acreedores vayan a tocarle la puerta. No va a ser la primera vez.

Por último, tampoco es cuestión de ser tan negativos. Para mí, al menos, encomendarse a dios con Manzur es un avance. No se olviden que hasta el domingo de la derrota electoral estábamos encomendados a la astrología con Victoria Tolosa Paz, que ahora enmudeció pero que nos venía explicando a través de los astros desde el atentado contra las torres gemelas hasta la crisis del 2001 en Argentina, ¿se acuerdan?

No es que yo en lo personal crea mucho más en dios que en los astros, pero al menos diosito es más tradicional y popular. Incluso todavía quedan algunos que creen que dios es argentino. Y, si no, al menos su representante en la Tierra lo es. Grande Pancho. ¡Vamos, che! ¡Un poco de fe! Que rezar no cuesta nada.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *