Nicki Minaj expone las interminables hipocresías del Partido Demócrata

por | Sep 24, 2021

El conservadurismo tiene una nueva aliada insospechada respecto a la lucha contra las restricciones impuestas por el coronavirus, también frente a la libertad de expresión. La rapera Nicki Minaj, quien ha escandalizado a muchos por años, a raíz de su contenido plagado de hipersexualidad, ahora agita las bases del Partido Demócrata, tras acusar a sus simpatizantes de dar carácter racial a las tendencias políticas.

Todo empezó cuando la cantante decidió no ir a la Met Gala, pues decidió que todavía no se va a vacunar e hizo un llamado a tomar una decisión informada, no desde la presión social: el bullying. Llamó a las personas a decidir como libres que son.

Hasta la Casa Blanca se comunicó con Nicki Minaj para informarle sobre los beneficios de la vacuna. Esto solo radicalizó más a la cantante, respecto a cómo coartan su libertad de expresión y pretenden apelar a la presión. En tal sentido, la rapera aclaró que no descarta vacunarse. De hecho, señaló publicaciones anteriores en Twitter donde dijo que lo más probable es que lo haga para sus giras internacionales.

Sin embargo, el solo hecho de haber cuestionado a la vacuna en un tiempo donde toda mención al virus es motivo de censura, Minaj asegura que Twitter la suspendió. Aunque la empresa sostiene que no, ella lo señaló en Instagram.

 

La censura a Nicki Minaj solo exacerbó su postura y pasó a cuestionar al Partido Demócrata y sus simpatizantes por tratar de limitar lo que las personas pueden pensar y decir. Lo mismo aplicó contra la «big tech«, las grandes corporaciones detrás de las redes sociales.

La superestrella del rap fue duramente criticada por quienes supuestamente la defienden al ser una «mujer de color», después de publicar un video del comentarista conservador Tucker Carlson. Acusaron que él es «nacionalista blanco». Por ende, ella no puede compartir nada con él.

Ella solo respondió enfáticamente: «No puedo hablar, estar de acuerdo, ni siquiera mirar a alguien de un partido político en particular». Esto lo tuiteó tras publicar un clip de Tucker Carlson en el  Tonight de Fox News. «Si eres negro y un demócrata te dice que te metas canicas en el c*lo, simplemente tienes que hacerlo. Si otro partido te dice que estés atento a ese autobús, te tienes que quedar parado allí y ser atropellado», exclamó.

 

Con este ejemplo colorido, la rapera destaca cómo alegando lealtad, los negros están llamados a no poder cuestionar lo que digan los demócratas, así como a rechazar por completo lo que digan los republicanos, aun cuando atente contra el sentido común y en este caso de supervivencia también.

Al respecto, la referente conservadora Melissa Tate señaló como el verdadero supremacista blanco reconocido es Joe Biden, quien aparece de la mano del senador vitalicio, padrino espiritual de Hillary Clinton, que fue reclutador del Klu Klux Klan, Robert Byrd. Sin embargo, al ser de izquierda, no tuvo el repudio de quienes hoy acusan a Minaj de colaboracionista de racistas.

Hasta el propio Tucker Carlson sacó un programa donde destaca a Minaj como una aliada insospechada, pero supremamente contento al respecto.

Dada la coyuntura tan particular, dos referentes negras del ámbito conservador, la candidata a representante de Baltimore Kimberly Klacik, al igual que la comentarista Amala Ekpunobi, hicieron un llamado de atenciónal explicar que la libertad de expresión aplica no solo cuando conviene, sino siempre.

«Para los que no entienden la hipocresía… Nicki también ejerce libertad de expresión en este disco (señala una portada donde aparece de espaldas y con ropa interior muy reveladora). Muchos conservadores critican esta libertad de expresión, pero aman su libertad de expresión ante la vacilación de las vacunas. No eres diferente a los demócratas que persiguen una narrativa», señaló Klacik en Instagram.

Las reacciones vehementes de Minaj han sido esperanzadoras para los conservadores, en cuanto podrá liberar a muchos o al menos despertar conciencias respecto al voto cautivo que tienen los demócratas, a expensas de la libertad de pensamiento de la población negra.

Sin embargo, como bien señalan sus voceras, debe ir acompañado de la libertad de expresión en toda manifestación. Está en los conservadores aprovechar esta oportunidad histórica, como el partido de la libertad frente a los controles de los demócratas, tanto en materia sanitaria como a nivel comunicacional, o simplemente pretender controlar a su manera.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *